miércoles, 16 de julio de 2014

hojas en la acera (3)



20 comentarios:

  1. Fantastic compositions.
    I love this series . . .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thanks a lot Rick Forrestal, I'm glad you like!

      Eliminar
  2. Una serie que de alguna manera nos marca el paso del tiempo, esas hojas que caen del otoño. La de la carta, un preludio de buena o mala suerte?

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al momento de la caída, en un ambiente hostil, como son las veredas, las hojas suelen encontrarse con otras "hojas".
      Es un encuentro, un diálogo secreto, antes que se las lleven el viento o las escobas.
      Es cierto, en esa foto, la carta le da ese componente de magia, superstición, azar.
      Gracias, Chapi! :)

      Eliminar
  3. Esta série de fotografias ganha legibilidade no conjunto. São muito belas. Lembram-me os livros de estudo de plantas antigos.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un catálogo de hojas caídas :)
      Muchas gracias, José!
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Me encanta esa hojarasca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gusten, "Superehore"! :)
      Gracias!
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Todas muy bellas, Laura. La primera, así como está, podría colgarse en un museo (de bellas artes, no de ciencias naturales...¿ o también?). La cuarta hay que mirarla rápido, antes de que esa hojita termine de desintegrarse y desaparezca... (tan frágil!)

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Betina, esa última, parece que se estuviera fundiendo con el fondo para hacerse uno sólo.
      Gracias por tu comentario!
      Besos

      Eliminar
  6. Las hojas otoñales dan a tu serie un matiz existencial pero las hojas que se desprenden del acontecer humano precipitan materialmente la imagen, la aplastan como fondo ruinoso depositado, como huella de un fracaso. En la de esos raros rectángulos cavados que utilizan para cerco de árboles siento al mundo humillado, abandonado. También en la del farol esa condensación interior aporta un quanto de incertidumbre. Y tanta fragilidad llega a la consumición final en la de fondo arenoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya lectura, Dano!... Duele un poco...
      Todas estas hojas están ligadas al acontecer humano, puesto que todas están en las veredas, incluso esa última.
      Un beso, amigo!

      Eliminar
  7. Son los tableros de un juego en el que alguien dicta las reglas que solo descubriremos al jugarlo.

    Me encantan, Laura. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gusten, Xuan!
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un beso

      Eliminar
  8. Laura, que bellisima composición, me gustan las cuatro, aunque las dos primeras tienen algo especial.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Magnificas ideas, muy bien realizadas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su visita y comentarios, Antiqva!
      Un saludo

      Eliminar